La playa que habitaba desapareció, un tsunami la golpeó fuerte y a mí me revolcó, luego, un silencio… Aun escupo arena y busco los fragmentos que constituían este músculo que no se resigna a dejar de latir, los junto, los cuento, los ordeno, simulo la reconstrucción, intento remiendos, tapar cada grieta por donde aun brota tanto tanto amor, intento salvarlo… pum… pum…pum…

¿Cuántas veces se puede romper una persona?

Cuántas…

0 Latidos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *